domingo, julio 05, 2009

Cuando la libertad es más que una palabra, un modo de vida


Son argentinos y llegaron desde Brasil en la búsqueda de energías positivas. Su filosofía de vida sustentada en la libertad, la llevan a la práctica desplazándose a otro país cuando llega un nuevo hijo, creen en varias divinidades, se alimentan de los desechos del supermercado y los niños son educados por su propia madre.

Rodrigo Araya Elorza

Viven con lo justo, no tienen un trabajo estable, ni una vivienda propia, es una familia integrada por 5 miembros, más uno en camino. Han viajado desde Argentina, hasta Brasil y ahora viven en la comuna de Combarbalá (Región de Coquimbo, Chile). En donde su llegada no ha pasado desapercibida.
Los primeros días en esta ciudad fueron duros e incluso vivieron en una carpa a un costado del río, sus hijos no van al colegio, porque son educados por ellos mismos. Incluso el alimento lo obtienen de lo que queda del supermercado local. Al leer esta descripción cualquiera diría que se trata de una familia golpeada por las necesidades. Sin embargo, tiene que ver con su peculiar filosofía de vida, la que los transforma en verdaderos revolucionarios antisistémicos.
Carlos Sanabria, el padre, de turbante en la cabeza y aspecto talibanesco, camina relajado con su pequeña en brazos por la plaza combarbalina. Sentados en el piso, conversamos sobre su forma de vida, basada en la libertad absoluta.

¿Desde cuando están en Combarbalá?

“Estamos hace 2 años en esta zona y decidimos caminar juntos con mucho amor desde que cambió el milenio e iniciamos un estilo de vida relacionada con nuestros ideales libertarios y emancipadores”.
“Cuando estábamos en Brasil fuimos bendecidos con la llegada de un hijo y nos vimos en la necesidad de movilizarnos, y decidimos trasladarnos hasta este país, porque tienen una presidenta mujer. También influyó en nuestra decisión el que nos encontramos con algunos turistas chilenos en Brasil que nos hablaron del valle del Elqui y ahí surgió la idea de esta zona. Aunque luego nos retuvo la idea de que ese sector era muy explotado turìsticamente, y luego nos hablaron de Combarbalá y tomamos un bus hasta aquí. La verdad es que Combarbalá es un sector maravilloso y la concentración se da muy bien, y la noche es muy bella. En base a esos detalles uno se puede proyectar aquí, aunque en lo artístico no se dan las posibilidades y esperamos que en el futuro eso se complemente con la armonía que hay en otros ámbitos”

¿Cada vez que llega un nuevo integrante de la familia se van a otro país?

“Estamos esperando un cuarto hijo y la idea es que su nacimiento sea en otra nación y así seguir nuestro ideal de hermanar los pueblos”.

¿En qué minuto decidiste cambiar a una filosofía de vida mas extrema, si se puede decir?

“Siempre estuve ligado al futbol y esa vida profesional nunca se dio y luego me di el tiempo de estudiar (agronomía y comunicaciones) y luego, me di cuenta que las doctrinas educacionales no iban con nosotros y ahí tiempo después apareció mi mujer y me encontré abocado al conocimiento, pasando por diferentes carreras universitarias”.
“Después me di cuenta que la sociedad argentina no me satisfacía y en ese minuto nos integramos con movimientos ocupas pero tampoco fue lo que nos llenó, ya que nuestra propuesta artística tampoco va por eso”
“También tuve una experiencia de trabajo remunerado y previsional, siendo reponedor en un supermercado en una de las zonas más pudientes de Buenos Aires. Yo agradezco esa experiencia porque me sirvió como un punto de inflexión para darme cuenta de que no era lo que buscaba en la vida, puesto que no cuadra con mi pensamiento emancipatorio e independentista”.

¿Cuál es la piedra angular de su pensamiento o filosofía de vida?

“Yo diría que uno no tiene que dejar de perder su propio punto de placer y creo que eso es lo que mantenemos. El placer de no perder nuestra postura de ocio y de la energía filantrópica…en el fondo la libertad y pretendemos ser sensibles en nuestro accionar cotidiano y remitirnos a la reproducción”.

¿Cómo se las arreglan para el sustento diario?

“Nosotros tenemos la postura de que lo que hace la sociedad no congenia con nuestras ideas y la sociedad genera harto desperdicio y nos remitimos a esa idea de que la gente construye en base a la basura. Es decir, hoy por hoy no sólo estamos agradecidos de poder alimentarnos de esa manera (de los desperdicios del supermercado) sino que también reciclamos algunos materiales para hacer arte en base a esos desperdicios”.
“De la misma manera hacemos algunas divinidades con esos materiales. En donde privilegiamos la matriz de vida, que es la madre y congeniamos la filosofía tantra y las divinidades africanas”.
“También para tener algún recurso a veces hacemos trueques”.

¿Según entiendo ustedes no crees en un sólo Dios, sino en varias divinidades?

“En primer lugar creo que la palabra Dios es muy violenta por el sólo hecho de reiterarla y quizás creemos en lo mismo, pero lo expresamos de forma distinta y también la cuestión de imponer sus ideas a lo material. Al día de hoy acreditamos mucho lo que es el candomblé (ver recuadro) y contrarrestamos la materialidad y no usamos el metal en nuestras creaciones”.
“En el fondo hacemos algo simbiótico y nos fagocitamos de todo”.

¿Por ejemplo cómo lo haces en lo práctico. Por ejemplo, la vivienda?

“Siempre es en carpa, aunque actualmente estamos en una vivienda, facilitada por una persona. Aunque cuando llegamos a Combarbalá enteramos 2 meses en una carpa al costado del río y ahí tuvimos una acción judicial en nuestra contra, por el tema del riesgo social. Para salir de eso, aceptamos trasladarnos a una vivienda con parámetros normales. Ahora estamos a la espera de iniciar una despedida para en septiembre partir con el nacimiento del cuarto hijo en otro país”

¿En este minuto los niños no son educados en colegios tradicionales?

“No. Nunca ha existido una idea de enviarlos al colegio salvo con nuestra primera hija (de 8 años). Aunque nunca ha estado eso de enviarlos al colegio tradicional, más bien lo nuestro es una educación casera y eso es lo que obtienen ellos actualmente, porque la madre tiene una vocación educacional y ella es la educadora”.

¿Ustedes se sienten unos revolucionarios antisistémicos?

“Es un halago, aunque desde el punto de vista de que vamos en contra de lo establecido puede ser…”

¿El cuarto hijo entonces nacería en…?

“Yo creo que tal vez Perú. Estamos estudiando algunas posibilidades por esos lados. Bueno ahí les estaremos contando”.

¿Candomblé?

El candomblé (culto de los Orixás) es de origen totémico y familiar, es una de las religiones afrobrasileñas practicadas principalmente en Brasil aunque ha llegado a los países vecinos como Argentina, Colombia, Panamá Uruguay, Venezuela y hasta México.
La religión tiene por base al “ánima” (alma) de la naturaleza y por tanto es clasificada como animista. Comenzó en Brasil gracias al conocimiento de los sacerdotes esclavizados y traídos desde África, junto a sus Orixás/Nkisis/Voduns, llegaron su cultura y sus dialectos entre los años 1549 y 1888.
Pese a estar confinado originalmente a los esclavos, prohibido por la iglesia Católica, y hasta criminalizado por algunos gobiernos, el candomblé prosperó durante cuatro siglos y se expandió notablemente desde el fin de la esclavitud en 1888. Hoy es una de las principales religiones establecidas, con seguidores de todas las clases sociales y decenas de miles de templos. En censos recientes aproximadamente 3 millones de brasileños (1,5% de la población total) declararon al candomblé como su religión. En la cultura brasileña las religiones no se ven como exclusivas y según algunas organizaciones culturales afrobrasileñas hasta 70 millones de personas participan en rituales del candomblé, regularmente u ocasionalmente. Los Orixás del candomblé, los rituales, y las fiestas son hoy parte de la cultura y el folclore brasileños.
El candomblé no debe ser confundido con umbanda y macumba, otras dos religiones afrobrasileñas de similar origen, ni con otras religiones afroderivadas como el vudú haitiano, la santería cubana, y el obeah, las cuales surgieron independientemente del candomblé y son virtualmente desconocidas en Brasil

0 comentarios: