viernes, enero 11, 2008

Precio en la bencina: ¡Que horror estamos llegando a los 700!


Rodrigo Araya Elorza

El precio del combustible parece ser actualmente el gran dolor de cabeza de los conductores. Eso sin considerar los agujeros en las calles. Problemas que van tomados de las manos porque se supone que estamos pagando ese gran precio para arreglar las carreteras del país. Que risa, cuando nuestras calles y carreteras son de las más malas que hay.
El ideal para andar en las calles hoy es: un vehículo tipo militar, más un gran carro con dinero para cargar combustible.
Y pensar que hace años atrás el reclamo era: ¡Si ya llegaremos a los 600 pesos!
Y ahora es: ¡Ya estamos llegando a los 700!
En unos años será: ¡Uy si llegaremos a los 1000!
El Gobierno debe hacer algo urgente para rebajar los impuestos con que es recargado el precio de las gasolinas la cual está ahogando los bolsillos de la clase media chilena. Sin duda un gran problema que es necesario arreglar con urgencia. Actualmente el Ministerio de Hacienda ha dicho que es imposible bajar esos impuestos:
¿Al costo de qué o quienes?
Existen los que dicen que una rebaja a esta franja arancelaria sería beneficiar a los más ricos. Pero, cuál es la idea si con esos impuestos igual se está maltratando a uno de los segmentos más sufridos del país y que de seguro al ritmo que lleva nuestra economía, llegará a extinguirse: la clase media. Y el resultado es que la gran franja entre ricos y pobres se incrementará aún más para llevar al peor escenario social posible.
Parece apocalíptico: ¿Entonces, en qué quedamos?
Por mi parte cuando vaya a La Serena pasaré por Andacollo y le haré a la virgencita una manda para que el Estado se lleve la mano al corazón y rebaje los impuestos. Me iré caminando desde Ovalle hasta los pies de la virgen. Aunque si los precios de la gasolina siguen altos, tendré que hacer otra manda ya que no tendré auto porque sólo los ricos podrán tenerlos y esa manda no sería gracia.
En fin. Estimada Presidenta: ¿Usted carga combustible en su auto? Seguro que no porque tienen vales de bencina. O tarjetas de combustible con pago del Estado.
Lo que es peor es que en lo inmediato no se ve el dinero que gana el Estado con estos impuestos. Es el caso de nuestras instituciones públicas que en su mayoría no cuenta con recursos para poder hacer algo más por sus usuarios y la pelea por más ingresos o para mantenerlos se da año a año en Diciembre.
Por otra parte, no se puede decir que se invierta mucho en el recurso humano porque los funcionarios siguen percibiendo los mismos sueldos y con contratos anuales, y con menos beneficios que años atrás.
¿Quién entiende?
En fin, creo que lo más cuerdo será llenar el tanque antes de que suba más y andar relajado sin acelerar mucho.
¡Ah y se me olvidaba! Debo apagar todas las luces de la casa porque estamos cerca de una sequía que nos llevará a tener restricciones.

*Fue publicada en web ovallehoy.cl, secciòn opiniòn con fecha 14 de Enero de 2008.

1 comentarios:

cristian dijo...

Los automovilistas de Chile debiéramos unirnos y manifestar, como lo hicieron los pinguinos, movilizaciones decididas de rechazo a este gobierno concertacionista que se niega a reducir o eliminar el impuesto a los combustibles y más encima ni siquiera justifica ni da explicaciones acerca de esta actitud odiosa. Como buenos socialistas, se solazan colocando impuestos y haciendole la vida más dificil a la Clase Media, la "burguesia" que odian, pero si nos unieramos todos en u gran paro, se verían obligados a eliminar ese impuesto.
Basta de decir: Que se le va a hacer...
Tomemos el toro por las astas.
Y nunca más Concertación.