viernes, diciembre 01, 2006

Niños chilenos con sobrepeso: "Si es gordito no es sanito"

“Si es gordito es sanito”, decían nuestras abuelas. Desafortunadamente la frase no podrá conformarnos luego del triste record que nuestro país ostenta al ser considerados entre los países con niños más gordos del planeta, acompañados por otros gorditos que viven en Oriente Medio, Grecia y de la zona sur de Italia. Según la Conferencia Mundial de Obesidad realizada este año en Sudáfrica.
Una situación que no hace más que confirmar lo que muchos ya nos suponíamos al ver la fisonomía de muchos de nuestros escolares, que sólo saben de una dieta desequilibrada y de hábitos sedentarios.
Por otra parte, también debemos considerar que en el mundo la obesidad es una enfermedad crónica y en el caso de Chile hemos pasado de tener altos índices de niños desnutridos (en la década del setenta) a caer directamente a la situación contraria.
De continuar la escalada nacional y mundial de obesidad las bromas escolares dirigidas al gordito del curso están en extinción y probablemente se bromeará con el flaco del curso.
Todo parece indicar que la llegada de mejores condiciones para nuestro país no han sido tan buenas después de todo. El arribo de los computadores a muchos hogares ha provocado que los niños olviden los juegos en el patio y cambien la bici por el mause.
En lo alimenticio las comidas altas en azúcares y grasas saturadas de nuestros tiempos colaboran mucho en los kilos extra que han ganado nuestros niños. Si consideramos que hoy en día es más sencillo encontrar un completo o un paquete de papas fritas, que algo de alimentación sana. En el caso de los adultos los restaurantes están llenos de “Combos” y en los centros comerciales los sectores dedicados a comida normal siempre son más caros que aquellos que ofrecen la aceitosa comida chatarra.
Para los padres hoy es muy complicado tratar de enseñar a los hijos que la comida de la calle no es sana y que poco a poco los va matando. De acuerdo a la web de la cadena internacional, BBC, “más de 300 millones de adultos de todo el mundo tienen sobrepeso y la mayoría padece enfermedades relacionadas el ser obeso, como la diabetes, problemas de corazón y trastornos del sueño”. Si consideramos que nuestros niños comen basura debemos esperar que ellos sufran estos males antes que sus padres o sus abuelos.
Sin duda la tarea de limpiar la alimentación de nuestros hijos no es una tarea sencilla pero que debe ser combatida entregando valores y dando el ejemplo, realizando deporte y no propiciando la ingesta de grasas saturadas. En este sentido debo decir que los gobiernos tienen que asumir esta tarea exigiendo rotulaciones claras en los alimentos y kioskos saludables en los colegios.
Según el Ministerio de Salud de Chile, “la obesidad afecta más del 7% de los niños(as) menores de 6 años, aumenta a un alarmante 17% en los escolares de 1er año básico y es cercana al 25% en los adultos y adultos mayores. Si consideramos además el sobrepeso, más de la mitad de la población nacional se encuentra en peligro de enfermarse por causa de la malnutrición”. Si estas alarmantes cifras no dan que pensar a padres responsables, la batalla está perdida…¡me voy a comer unas papas fritas!

0 comentarios: